7 Errores en la gestión del talento humano

Uno de los objetivos de la gestión del talento humano es la retención de los colaboradores. Puesto que, los procesos de reclutamiento y selección son largos, complejos y costosos. Aunado a esto se ha vuelto cada vez más difícil encontrar candidatos que cumplan con los perfiles solicitados.

Cabe destacar que, cuando empleados eficientes renuncian, algunos líderes buscan culpables en todos lados. Sin embargo, no reflexionan sobre el hecho que los trabajadores no quieren dejar sus cargos. En realidad, lo que desean es no continuar laborando al lado de su jefe.

Vale mencionar que, en el año 2018 Udemy hizo un estudio a más de 1000 empleados en los Estados Unidos. Donde se comprobó que un 51% de los encuestados había renunciado a su trabajo, porque su jefe era mal gerente.

Si todavía no te das cuenta de que tu comportamiento contribuye a que tus empleados abandonen su trabajo. Hoy te presentamos 7 errores en la gestión del talento humano que pueden ocasionar que tu equipo de trabajo renuncie.

1.      Imponer tus ideas sin escuchar a tus colaboradores

Si lideras un equipo de trabajo donde solo impones tus ideas, no sabes que es la gestión del talento humano. Esto sucede, porque seguramente consideras que no necesitas ayuda. Además, crees que las estrategias como las tormentas de ideas no encajan con tu gran caudal de conocimientos.

En caso de que actúes de esta manera, vas directo por la senda del fracaso. Ya que, tu equipo de trabajo se sentirá incómodo y molesto. De hecho, los líderes inteligentes nunca rechazan las ideas buenas. Asimismo, se ganan la confianza de sus colaboradores escuchándolos, pues esto crea lazos de lealtad y motivación difíciles de romper.

2.      Hacer llamados de atención frente a sus compañeros

Liderizar un equipo de trabajo remoto o presencial no te da derecho a vejar a tus colaboradores. Haciéndoles llamados de atención frente a todos, exponiéndolos a la vergüenza y escarnio público. Este es un error que abonará el terreno para crear de una ambiente de trabajo hostil donde nadie querrá estar.

Si por cualquier razón debes hacer un llamado de atención, lo más prudente es reunirse en privado con el empleado. Exponle los argumentos de por qué consideras que esta persona debe mejorar. Igualmente, indaga si requiere ayuda para llevar a cabo sus labores asignadas.

Piensa por un momento que, si no actúas de esta forma. Tus colaboradores se sentirán menospreciados, atacados y acosados, algo que no aumentará tu popularidad. Así que, evita crear un caldo de cultivo con fricciones y resentimientos que solo elevará la tasa de rotación laboral.

3.      En la gestión del talento humano no preocuparse por sus colaboradores

Los líderes desconectados de lo que le ocurre a los miembros de su equipo de trabajo. Simplemente demuestra que no hay una gestión estratégica del talento humano y no les importan sus colaboradores.

Es acertado que los gerentes se ocupen de cumplir con sus metas. Pero, sus colaboradores son personas que sienten, tiene problemas dentro y fuera del trabajo. Por tanto, es ideal que acompañes a tus trabajadores y no tomarlos en cuenta solo para darles órdenes.

Ser empático con los empleados, celebrar sus logros y hasta ayudarlos en momentos difíciles los motivará y comprometerá contigo.

4.      Nunca reconoces la labor de tus empleados

Serás un líder egoísta si no reconoces la labor de tus colaboradores. Ya que, cada persona aporta con sus labores desde su cargo al éxito de la compañía. Por tal motivo, es justo que este esfuerzo sea reconocido para evitar desmotivación y descontento.

Piensa por un instante que ofreces no el 100% sino el 1000% de productividad y eficiencia. Pero, no te felicitan, no te dan un ascenso, ni recibes un aumento o recompensa no monetaria. Bajo estas condiciones el talento humano de alto rendimiento, apenas tenga la oportunidad abandonará la compañía.

Entonces, compórtate como un verdadero líder y no dejes de darle esa palmada de felicitación a quienes han trabajado eficientemente. También, puedes crear programas de recompensas y reconocimientos permanentes. Así, tu personal será más proactivo, motivado y leal con su jefe.

5.      Jamás incluir en la gestión del talento humano planes de desarrollo profesional

¿Sabes cuál es uno de los peores errores que puedes cometer durante el proceso de gestión del talento humano? Olvidarte del desarrollo profesional de tus colaboradores. De esta forma, provocarás muchas renuncias voluntarias de parte de tus trabajadores.

Es cierto que para implementar oportunidades de aprendizaje y desarrollo profesional. Es necesario invertir y hay que revisar los presupuestos. Sin embargo, debes analizar que tener trabajadores bien capacitados es un retorno de inversión seguro.

Igualmente, es conveniente aprovechar los recursos y las oportunidades existentes. Para implementar planes de desarrollo sin que tengas que salir de presupuesto. Recuerda que el impulso del desarrollo de las carreras de los empleados aumenta la retención.

Inclusive, fomentar iniciativas de colaboración con otros departamentos, para que los empleados tengan un aprendizaje intenso relacionado con varios aspectos. Como liderazgo, gestión de proyectos, habilidades financieras, comunicación efectiva, etc., es una estrategia excelente.

6.      Haces promesas que después no cumples en la gestión del talento humano

El líder que promete y no cumple, tendrá una mala imagen ante los miembros de su equipo de trabajo. Puesto que, los empleados de una compañía esperan que su jefe tenga dos cualidades la confiabilidad y honestidad.

Por ello, al comprometerte con cualquier asunto con tus colaboradores, ellos se ilusionarán. Pero, cuando ven que incumples tendrán una decepción tan grande que se sentirán impulsados a renunciar. Pues, lo peor que les puede ocurrir es laborar con un gerente que no los respeta, miente y es deshonesto.

7.      Promover ascensos o aumentos basados en favoritismo

Tal vez en tu equipo de trabajo tengas colaboradores que sean afines contigo y te agraden. Pero, esto no debe ser motivo para que el favoritismo se imponga a la hora de los aumentos y los ascensos.

Una compañía donde no hay reglas justas y claras sobre evaluaciones de desempeño, ascensos y reconocimientos. Ocasionará descontento, desmotivación, fricciones y rencillas entre el equipo de trabajo.

Esto se evita fortaleciendo la comunicación y retroalimentación constante. Asimismo, estableciendo un sistema que mida las metas y competencias apropiadamente. Así, evaluarás el desempeño de tus empleados con equidad y justicia. También, tomarás decisiones acertadas relacionadas con reconocimientos, ascensos y aumentos.

En resumen, la gestión del talento humano eficiente se trata de evitar los errores anteriormente mencionados. Ya que, provocarás que muchos colaboradores no quieran trabajar a tu lado.

Además, si ejerces un liderazgo inclusivo, inteligente emocionalmente y eficaz elevará tu tasa de retención de tus colaboradores. En consecuencia, la empresa será más exitosa, porque tiene entre sus filas talento humano de alto rendimiento.

 

Prof.a Gael Contreras de P.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.